Sunday, July 24, 2005

Amedeo Modigliani (1884-1920)


Algunos meses atrás tuve la oportunidad de acudir a una exposición de pinturas y esculturas de Amedeo Modigliani en la Phillips Collection en Washington DC. Las pinturas de Modigliani, mayormente retratos, tienen una extraña mezcla de plasticidad y de emoción. Aunque sus figuras normalmente rompen con las formas naturales, logra reflejar su percepción de cada uno de las personas que retrata con gran claridad. Esta cualidad se refleja de manera importante cuando se trata de los retratos que hizo de Jeanne Hebuterne, en los que es notoria la ternura y cariño con que la percibía. Otras de las obras más bien logradas de Modigliani son sus desnudos, en los que las formas son suaves y estilizadas.

Modigliani nació en Livorno Italia en julio de 1884, hijo de padres judíos sefardíes. Esta situación le imprime una constante conciecia de su raza incluso cuando se muda a París, dónde se rodea mayormente de otros bohemios y artistas judíos. En París se encontró con la obra de Henri de Toulouse Lautrec y se enfrenta a talentos como el de Pablo Picasso, cuyos conflictos con el italiano se llevaron a la pantalla en la película Modigliani. Modigliani murió de Meningitis Tuberculosa y como resultado de una vida de excesos en enero de 1920. Jeanne Hebuterne, quien esperaba el segundo hijo de ambos se lanzó por una ventana dos días después de la muerte de Amedeo, terminanado así con su vida y la de su hijo.

Vale la pena aprender un poco más sobre la trágica vida y genial obra de Amedeo Modigliani.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home